Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

SBM28 – San José

Poesía al glorioso San José

¿Quién como tú? Las arpas celestiales
acompañan la dulce melodía
con que aclaman acordes los mortales
los nombres de Jesús, José y María.

El Dios inmenso, soberano, eterno,
sujeto del amor por suaves lazos;
descendiendo a tu albergue, niño tierno,
besó tu rostro y se durmió en tus brazos.

El que vierte en los campos la abundancia
y la lluvia en verano nos envía,
llevó a sus labios en la tierna infancia
el pan que tu trabajo producía.

Y la Virgen sin par, de faz serena,
pura más que los rayos de la aurora,
bella como la mística azucena,
la que gracias y virtudes atesora.

La que del Verbo Eterno fue morada
y le nutrió con néctar de su pecho,
fue su casta y amante desposada
y reposó bajo su propio techo…

Tu trabajo empezaba con el día,
a tu lado jugaba el Niño tierno,
tu taller era encanto de María,
y centro de delicias del Eterno.

¿A quién el Hacedor sublimó tanto?
A nadie, nadie como a ti, ¡José glorioso!
De la madre del Verbo casto esposo,
y padre de Jesús mil veces santo.

Sé nuestro protector, sé tierno amigo,
del que guarda en su alma tu memoria,
y haz que podamos disfrutar contigo,
de la vista de Dios y de su gloria.

Fuente: www.elboa.org/

Anuncios