Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

SBM1 José Gregorio Hernández

SBM1 José Gregorio Hernández

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hombre de espíritu noble y humanidad desmedida
Que nació para ser santo y a los pobres ayudar
En mi país; Venezuela ¡es un ejemplo de vida!
Es la oración mas sentida, a la hora de implorar.

Cuando los que no tenemos; como pagarle a los médicos
Y nuestros seres queridos sufren una enfermedad
¡Abrazamos una estampa, del doctorcito é los pobres!
Y llorando le pedimos…de ellos tenga piedad.

Acompaña nuestras penas y con su luz sanadora
Ha preñado de milagros a un pueblo lleno de fe
Que lo ama, lo venera, implorándole a la Iglesia
Que por fin lo canonice… ¡como debería ser!.

Elevemos las plegarias hasta nuestro Dios Divino
Pidiéndole que a su siervo no deje de acompañar
Para que cure a los pobres del mundo y de Venezuela
¡Y que la iglesia católica lo quiera canonizar!.

Porque hace muchos, muchos años… por el amor de los pobres
El pueblo de Venezuela ya le ha dado su lugar
¡Es el doctor de los pobres, humilde y humanitario!
Que vive en el corazón y la fe venezolana
¡Santo doctor de los pobres hoy te vengo a venerar!

Poeta Venezolana: Elena Lisett Pereira.

EL DR. JOSÉ GREGORIO HERNÁNDEZ

José Gregorio Hernández Cisneros, OFS (Isnotú, Trujillo, 26 de octubre de 1864 – Caracas, 29 de junio de 1919), fue un médico y científico venezolano, solidario con los más necesitados, tanto que muchos latinoamericanos lo consideran santo a pesar de no haber sido canonizado por la Iglesia Católica.

Murió de forma trágica, al golpearse la cabeza con el borde de la acera a consecuencia de un impacto con un automóvil, en la esquina de Amadores, La Pastora, Caracas, Venezuela, pueblo hoy integrado en Caracas. Sus restos reposan en la iglesia parroquial de La Candelaria de esta ciudad, después de estar por mucho tiempo en el Cementerio General del Sur. Era la tumba más visitada de dicho cementerio.

Actualmente está en proceso de beatificación y canonización, logrando en el año 1986 que el papa Juan Pablo II lo declarara “venerable”.

 

Anuncios