Etiquetas

, , , , , , , ,

Este jueves celebramos el Santísimo Cuerpo de Cristo. Este día el Santo Padre celebrará la Santa Misa en la Basílica de San Juan de Letrán, y presidirá la Procesión Eucarística que recorrerá la vía Merulana que comunica esta basílica con la Basílica de Santa María la Mayor. Esta Fiesta se celebra en todo el mundo de diferentes maneras.

En Venezuela se realiza una manifestación que tiene ya más de cien años de existencia: Los Diablos Danzantes de Naiguatá. Los danzantes llevan trajes pintados a mano y sus máscaras son una hermosa artesanía, representando cabezas de animales. Se caracterizan por llevar en la cintura, un campanario con cencerros y campanitas de diferentes formas y tamaños para producir un sonido que, según la creencia popular, sirve para alejar los malos espíritus. Cada danzante usa dos crucifijos como protección debajo de la ropa, uno en cada costado, y una medalla del santísimo. El día del Corpus Christi, inicia la procesión, el párroco lleva en sus manos la custodia del Santísimo Sacramento para visitar los siete altares ubicados en distintos lugares de su ruta. Cumpliendo con la tradición, los Diablos Danzantes de Naiguatá jamás darán el frente a ninguna figura de la Iglesia, sea ésta el sacerdote, la custodia con el Cuerpo de Cristo o la Iglesia con las puertas abiertas, por eso permanecerán rezagados y distantes de la procesión y bailarán hasta agotar el último aliento que les queda despidiéndose hasta el próximo año.

Y siempre en Venezuela, se celebra la manifestación de los Diablos Danzantes de Yare, de la población de San Francisco de Yare. Los bailarines se visten con trajes con colores coloridos, capas y máscaras de apariencia grotesca, y adornos como cruces, rosarios etc. Los Diablos danzan al son del repique de la caja, un tambor típico. Bailan por las calles del pueblo para luego arrodillarse al unísono frente a la iglesia, permaneciendo postrados en señal de respeto al Santísimo mientras el sacerdote los bendice. La celebración termina cuando al final de la tarde suenan las campanas de la iglesia y la hermandad se dispersa hasta el próximo año, cuando volverán a representar este rito donde el bien debe prevalecer sobre el mal.

Fuente: http://www.news.va

Anuncios