VRM26 Virgen de La Caridad del Cobre

“Damos gracias a Dios y al Santo Padre que ha decidido aceptar la invitación y visitarnos, en medio de sus muchas ocupaciones como pastor de la Iglesia Universal. Él es el sucesor del apóstol Pedro, a quien Jesús le dijo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del abismo no podrán vencerla… Apacienta mis ovejas.

“Cada vez que el Papa visita un país, es una visita pastoral a esa iglesia particular para animarla en la fe, confirmarla en la esperanza y animarla a ser generosa en la caridad; y es este el sentido fundamental de su próxima visita a Cuba. En este caso, por el Año Jubilar, viene como Peregrino de la Caridad”. Y es que para los cubanos la palabra “caridad” tiene un sentido muy hermoso, muy grande, porque es el nombre de su Madre y Patrona. La Virgen de la Caridad, como ícono, es símbolo de cubanía que une a los cubanos, creyentes y no creyentes. La caridad, el amor, es la única virtud que puede lograr que los cubanos verdaderamente seamos hermanos, explica Mons. Dionisio García Ibáñez quien recuerda que lo opuesto de la caridad es el odio, y el odio no construye nada, la división no construye nada.

No se trata sólo de recibir al Santo Padre con unción y alegría, participar en la misa, sino también de vivir una profunda renovación espiritual. Gracias a Dios coincide esta visita con el tiempo de Cuaresma, tiempo en el que se nos invita a la conversión interior, se nos llama a querer cambiar el corazón; pero además se nos dan tareas prácticas: se nos habla de oración, de ayuno y de misericordia, de ayudar al hermano.

El Presidente de la Conferencia Episcopal de Cuba recuerda a todos los fieles que la Iglesia escogió este tiempo de Cuaresma, Semana Santa y Pascua, para lanzar una campaña en que se invita todo el pueblo cubano a ser solidario con los demás, a vivir la caridad, a ser compasivos… sabiendo que todo hombre es mi hermano, porque es hijo de Dios, y que no puedo pasar nunca indiferente ante el sufrimiento del otro. Por tanto es una gracia añadida la visita del Santo Padre.
(Patricia L. Jáuregui Romero -RV)

Fuente: Conferencia Episcopal de Cuba

Anuncios