Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

VB1 – Virgen Tierna

El Santo Rosario es una oración simple y humilde como María. Al rezar el Avemaría invitamos a nuestra Madre a que rece con nosotros y una su oración a la nuestra. Es la oración de los sencillos y de los grandes. Es tan simple que está al alcance de todos; se puede rezar en cualquier lugar y momento. La oración del Rosario es el rezo de los que se han hecho grande por su sencillez.

Algunos hermanos consideran el Santo Rosario una oración vaga y de poca profundidad, por lo que la tildan de insignificante y sin importancia. Sin embargo, cuando descubrimos que:

El Papa Pío V (año 1569) con una carta Encíclica recomienda rezar el Rosario, ya que, a través de ella se han obtenidos grandes triunfos en la lucha contra los infieles, y esta devoción ha demostrado tener gran eficacia para detener las herejías y conseguir conversiones.

León XIII (de 1878 a 1903) quien es conocido como El Papa del Rosario, dedicó doce Encíclicas y veinte y dos documentos menores a recomendar a los fieles el devoto rezo del Rosario. Y lo llama: “La más agradable de las oraciones”.

El Papa PíoXII (1937) dice que “el Rosario ocupa el primer puesto entre las devociones en honor de la Virgen y sirve para progresar en la fe, la esperanza y la caridad”.

El ya fenecido Papa Juan Pablo II sorprendió al mundo cuando el 29 de octubre de 1978 en la Plaza de San Pedro dijo: “Mi oración preferida es el Santo Rosario”. En otra ocasión proclamó que “El Rosario es una escalera para subir al cielo” (29 de oct.1979). ”El Rosario es la oración más sencilla de la Virgen, pero la más llena de contenidos bíblicos” (21 de oct. 1979). Entre otras frases de halago al Rosario que durante toda su vida fue pronunciando.

El testimonio de estos grandes hombres es una respuesta contundente a aquellos seres humanos que menos precian el valor y la profundidad de tal oración.

Cuando la Santísima Virgen María se le apareció a Santo Domingo de Guzmán -por medio de una visión-, para indicarle la forma de rezar el Rosario también le hizo la promesa de que: Quienes recemos constantemente el Rosario recibiremos abundantes gracias, seremos protegidos siempre, nos socorrerá en las necesidades, hará germinar las virtudes y destruirá los vicios. Además nos promete que ninguno que acostumbre a rezar el Rosario morirá en muerte desgraciada. “Libraré bien pronto del Purgatorio a las almas devotas del Rosario”.

Después de la primera aparición de la Virgen María en Fátima el 13 de mayo de 1917 se apareció unas cinco veces más (un total de seis apariciones) para comunicar algunos mensajes. En su cuarta y antepenúltima aparición comunicó lo que se conoce como la Terrible Noticia, la Virgen dijo: “Recen, recen mucho y hagan sacrificios por los pecadores. Tienen que recordar que muchas almas se condenan porque no hay quien rece y haga sacrificios por ellas”. La salvación de muchas almas dependen de esa oración que nosotros elevamos “por ellos y nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte”.

He ahí algunas de las razones que llenan de valor y profundidad esta oración. No conozco yo la importancia que usted le otorga al rezo del Rosario, pero yo soy de aquellos que consideramos el Rosario como “una colección de Rosas de Alabanza que obsequiamos a la más bondadosa de todas las madres, a la más bendecida de todas las mujeres”.

Fuente: Seminarista Lennys G. Tejada Betancourt / Radioluzvirtual.com

Anuncios